Las tarjetas de crédito presentan una solución al pago, sin embargo, como pasa con todos los instrumentos crediticios, antes de empezar a usarlos, es importante conocer bien cómo usarlas correctamente. Por eso, hoy os vamos a explicar cómo funcionan las tarjetas de crédito en Estados Unidos.

Y no solo eso, sino que además, explicaremos todos los tipos de crédito, cómo usar correctamente tus tarjetas, y qué es lo que nunca debes hacer con ellas para evitar problemas a largo plazo. ¿Preparado? Pues, vamos allá.

¿Cómo funcionan las tarjetas de crédito en Estados Unidos?

Primero lo primero. ¿Cómo funcionan estas tarjetas?

En resumidas cuentas, y para no hacer el cuento tan largo, lo que nos permiten estas tarjetas es realizar consumos a crédito, los cuales se deberán pagar en el plazo estipulado, considerando obviamente los intereses correspondientes, y las posibles comisiones.

El funcionamiento de las tarjetas de crédito en Estados Unidos es similar al de cualquier otro país, sin embargo, todo dependerá del tipo de tarjeta de crédito que hayamos escogido.

Primero que nada, vamos desde el principio ¿Cómo podemos obtener una tarjeta de crédito? Pues, para empezar, nos bastará con estar asociados a una entidad bancaria. Podemos elegir la que deseemos, pero es importante verificar todos los términos y condiciones, además de considerar cuáles son las comisiones, tarifas e intereses.

Más adelante, para poder acceder a mejores tarjetas de crédito, con mejores prestaciones, lo más probable es que tengamos que verificar y aumentar nuestro puntaje de crédito.

El puntaje de crédito, en pocas palabras es nuestro historial crediticio, y cómo lo hemos manejando. Mientras paguemos a tiempo nuestros créditos, y salgamos de deudas rápidamente, tendremos una buena calificación, lo que nos permitirá cada vez optar por mejores créditos en diferentes instituciones bancarias.

De hecho, es muy recomendable conocer tu puntaje de crédito actual antes de solicitar una tarjeta, ya que esto nos dará todas las opciones a las que podemos acudir.

Te dejamos información sobre solicitar la tarjeta Macy’s y la tarjeta home depot.

¿Cómo empezar a entender las tarjetas de crédito?

Una de las mayores incertidumbres con relación a las tarjetas de crédito, es el cómo empezar a usarlas. La mayoría recomiendan fuertemente que esto se haga a una edad temprana siempre que exista la responsabilidad financiera, y como parte de una cuenta conjunta con un usuario ya establecido.

Esto no va a permitir que la persona que use la tarjeta como usuario autorizado obtenga puntos de crédito, pero si permitirá que empiece a entender cómo funciona, y aprenda a utilizar la tarjeta correctamente.

Tipos de tarjetas de crédito

Ya dijimos que las tarjetas de crédito pueden variar, y que de ahí depende el tipo de comisiones, intereses o beneficios que nos ofrezca cada una. A continuación, veamos cuáles son los tipos de tarjetas de crédito y cómo funciona cada una individualmente:

Tarjeta de crédito estándar

La tarjeta de crédito estándar es la más básica del mercado. Se caracteriza por no estar garantizadas. Es decir, no tienen ningún tipo de depósito de seguridad para demostrar el pago de cuotas. Se trata de las más simples de adquirir, y que no requieren tanto papeleo.

Tarjeta de crédito asegurada

Las tarjetas de crédito aseguradas son las que requieren de un depósito de seguridad de una cantidad predeterminada para obtener la tarjeta. En general, la tarjeta suele tener un valor igual o mayor al de la tarjeta de crédito.

No necesariamente tiene que tratarse de dinero en efectivo. También puede ser como parte de un bien, como puede ser un vehículo, una casa o joyas.

Este tipo de tarjetas son especialmente perfectas para crear un historial crediticio rápidamente, sin distraerse con las limitaciones de las tarjetas de crédito estándar. Sin embargo, al igual que con las anteriores, es importante verificar la letra pequeña del contrato para cerciorarnos de que no nos resulte contraproducente.

Tarjeta de crédito de transferencia de saldo

Este tipo de tarjetas funcionan para cubrir las cuotas de otras tarjetas de crédito con una tasa de interés alto. En general, se caracterizan por ofrecer una tasa de porcentaje anual introductoria (APR) del 0%, aunque depende mucho del emisor, obviamente.

Tarjeta de crédito de bajo interés

Este tipo de tarjetas de crédito funcionan con una APR introductoria baja, que luego fluctúa a una mayor luego de cierto periodo, o una tasa APR baja, fija y única.

Suelen ser las más buscadas por la mayoría de estadounidenses, principalmente cuando tienen una tasa de interés baja fija o no tienen ningún tipo de interés, ya que son ideales para realizar compras grandes, o pagar algo costoso.

Uno de los mayores puntos negativos de este tipo de tarjetas, es que generalmente pueden ocultar aspectos en las condiciones. Esto es, principalmente notable, cuando las tarjetas no ofrecen una tarifa fija, y en un plazo corto tienden a ofrecer comisiones e intereses mayores a las demás tarjetas.

Tarjetas de crédito con recompensas

Las tarjetas de crédito con recompensas son aquellas que permiten acumular puntos en forma de incentivo, lo que nos permite optar por una recompensa, la cual generalmente consiste en un mejor crédito.

Tarjetas de crédito con devolución de efectivo

Este tipo de tarjetas también funcionan como incentivo para la compra y gasto desde la tarjeta. Puede tener como objetivo el mayor uso de la tarjeta en general, o simplemente tratarse de compras en establecimientos o marcas establecidas.

Generalmente, este tipo de tarjetas ofrecen un margen de devolución de dinero del 1% aproximadamente, exceptuando los intereses y cargos financieros.

Por su programa de funcionamiento, es muy fácil engancharse a estas tarjetas, y acostumbrarse a su uso con el sentimiento de estar ahorrando. No obstante, si no se tiene la costumbre de pagar a tiempo las tarjetas, es probable que tengas serios inconvenientes, por lo que lo ideal es que la tarjeta sea pagada mes a mes sin falta.

Tarjetas de crédito con programas de recompensas

Este tipo de tarjetas funcionan similar a las anteriores, con la diferencia de que, en vez de ofrecer efectivo directamente, puede ofrecernos cobrar tarjetas de regalo, productos electrónicos, descuentos, boletos, algún tipo de suministro, etc.

Igualmente, tendremos que gastar cierta cantidad con la tarjeta para obtener estos beneficios, y en algunas ocasiones tienen una cuota anual.

¿Qué debo saber antes de adquirir una tarjeta de crédito?

Las tarjetas de crédito representan una responsabilidad muy grande, y es por ello que antes de obtener una, es importantísimo familiarizarse como mínimo con los términos básicos del mundo crediticio, y entender cómo funcionan los intereses. Veamos lo primero:

  • Cuota anual: Es una tarifa pagadera anualmente. Es un punto crítico, ya que en caso de no usar la tarjeta lo suficiente, puede resultar contraproducente su uso.
  • Límite de crédito: Es la cantidad tope que nos da nuestro banco para un crédito inicial. Sin embargo, suele crecer conforme nuestro historial crediticio aumenta.
  • Pago mínimo: Es la cantidad mínima que deberás pagar mes a mes para poder pagar la tarjeta de crédito sin caer en un recargo. Generalmente suele rondar el 1% del saldo más cualquier tipo de interés o cargo adeudado.

¿Cómo funciona el interés de las tarjetas?

Este es el punto más importante de las tarjetas de crédito, y el que más nos vale conocer bien, porque de lo contrario puede obligarnos a pagar por meses o años.

En resumidas cuentas, una tarjeta de crédito se factura mes a mes, y en el caso de que no se pague a tiempo, se deberá pagar intereses, sobre el monto que no se pagó. La tasa de interés varía dependiendo de varios factores, como el puntaje de crédito o el tipo de tarjeta utilizada.

Por esto, lo más importante de las tarjetas es pagarlas a tiempo. De no hacerlo, los intereses pueden acumularse pagando interés sobre interés, lo que puede aumentar la cantidad a pagar considerablemente.

¿Qué pasa si no pago mi tarjeta de crédito?

El tema crediticio en Estados Unidos es sumamente serio, ya que de no poder pagar, la ley estipula que la institución bancaria está en su derecho de embargarte todas tus propiedades hasta la cantidad tope de la deuda.

Y claro, si se trata de una deuda menor, no pasa tanto. Sin embargo, con una deuda grande, es posible que el banco se pueda quedar con tu auto o inclusive con tu casa. Por esta razón, es importantísimo ser responsable con las tarjetas de crédito, y saberlas usar correctamente.

Deja una respuesta